Blog > Psicologia Sanitaria

SEXO, RUTINA
Y PAREJA

Sexo, rutina y pareja

Todas las relaciones evolucionan a lo largo del tiempo, y por supuesto, las relaciones de pareja, tampoco son una excepción.

Sin duda, «el sexo» es un indicador de salud y bienestar en la relación de pareja.

En las primeras fases de la relación, esto no suele suponer un problema, pero una vez inmersos en la rutina, es fácil que no cuidemos los momentos de intimidad tanto como antes o que el tiempo en pareja no sea de la misma calidad.

En los inicios, elegimos los momentos, cuidamos los detalles, planificamos los encuentros, estamos descansados y predispuestos. Pero en el día a día, las reglas del juego cambian y si no ponemos los medios necesarios, podemos caer en el desencanto, la rutina y la insatisfacción.

Expectativas vs realidad

Por norma general, tendemos a crear unas expectativas o a idealizar nuestra relación con el sexo, que no siempre es realista. Muchas veces, influenciada por el desconocimiento, las comparaciones o incluso la pornografía.

Pero lo cierto, es que con el paso del tiempo, la relación sexual, también puede verse resentida.

Al principio de la relación, el sexo suele acaparar una mayor atención, pero con el paso del tiempo, podemos tener la percepción de que la frecuencia disminuye o el interés decrece.

El contraste entre las expectativas y la realidad, puede originar una gran decepción y provocar dudas sobre la relación.

«El sexo está directamente relacionado con el estado de ánimo, y los miembros de la pareja, no siempre atraviesan por el mismo estado de ánimo al mismo tiempo.»

Más allá de la estadística

Muchas veces, cuando categorizamos nuestra relación con el sexo como «problema«, es porque tendemos a comprarnos con el concepto cuantitativo «normalidad» . Pero descuidamos que el concepto de «normalidad», es puramente subjetivo y relativo.

Más allá de los marcadores de frecuencia y cantidad, podemos enfocarnos en otros indicadores más amables, como el confort o la calidad.

La influencia de las variables ambientales

«El problema no es el sexo, sino todo lo demás»

Tendemos a pensar en el sexo como un problema, pero no en todo lo demás, que efectivamente, hace que el sexo simplemente no funcione, nos origine una situación de bloqueo, estrés o ansiedad.

El día a día, el estrés al que nos vemos sometidos, las frustraciones que vamos acumulando, los problemas personales y laborales, las presiones sociales o nuestro propio autodiálogo, sin duda, tienen una enorme repercusión en el estado de ánimo y en consecuencia en nuestros hábitos sexuales.

Si no nos sentimos cómodos con nosotros mismos, difícilmente lo estaremos en la relación sexual…

Cuidado con los detalles

Con frecuencia, estamos demasiado pendientes del resultado, de la opinión que podemos causar en los demás y de nuestras sensaciones lo que puede originar un estado bloqueo.

Si tomamos el sexo como una imposición, puede acabar convirtiéndose en una especie de obligación incómoda, en un check. que desde luego, puede resultar de todo, menos placentera.

«El sexo, no acaba en la penetración»

Este sesgo, se ve especialmente agravado en el caso de los hombres, lo que suele incrementar el nivel agobio con la fijación en la erección.

«El sexo es un proceso natural, y debe ser tratado como tal»

Comunicación y autoconocimiento

La comunicación y la confianza se adquieren con la práctica, y son los principales predictores de éxito y antídotos contra la rutina, la monotonía y la insatisfacción.

Ni que decir tiene, que para que exista una buena comunicación, emisor y receptor, deben estar en la misma frecuencia o canal de comunicación.

El poder de los pensamientos

Como en casi todos los problemas, los pensamientos, juegan un papel determinante, ya que tenemos la enorme capacidad de cambiar la percepción de la realidad a través de los mismos.

En función de por dónde versen nuestros pensamientos y de las interpretaciones que hagamos de la realidad, será la magnitud del problema.

Ejemplos de pensamientos intrusivos :
  • Fulano/a tiene relaciones sexuales todos los días. (o eso dice él…)
  • Cuando estaba soltero/a tenía más sexo…
  • No soy suficiente…
  • Será que no le atraigo
  • Habrá otra persona

El cuestionamiento recurrente de los mismos, además de resultar agotador, puede incluso alterar nuestra percepción de la realidad. Sufriendo una pérdida del interés y llegándonos a cuestionar el sentido de nuestra relación: ¿será lo suficientemente plena y satisfactoria?, ¿me estaré conformando?

Del miedo a la culpa

Todo esto, puede desembocar en miedo, preocupación por no satisfacer las necesidades de pareja, las nuestras propias o cumplir con los «estándares establecidos.»

Tendemos a sufrir estos problemas en silencio, a veces, tratamos de evitarlos ya que nos resulta embarazoso o incómodo hablar con naturalidad de los mismos.

Esto hace que incrementemos la percepción de que algo no va bien, e inconscientemente, incrementemos la sensación de bloqueo y reforzamos la creencia de que efectivamente tenemos un problema.

«Transitamos por emociones que discurren desde el miedo a la culpa, pasando por la vergüenza»

Del problema a la solución

Para adaptarnos a la evolución de la relación, es necesario aceptar los cambios, hacer frente a las nuevas situaciones y respetar los tiempos.

Esto no significa que tengamos que instaurarnos en la comodidad, sucumbir a la rutina, rendirnos a la desidia o incluso el abandono. Pero sí hay que conocer y manejar todas las causas que pueden afectar.

«Nuestro estilo de vida y nuestra salud emocional, determina nuestra vida sexual.»

Es muy importante, insistir en que el sexo está muy vinculado al estado del ánimo, por lo que si una persona se encuentra sometida bajo niveles de estrés o no se encuentra segura consigo misma, obviamente esto es una de las primeras cosas que se va a resentir.

«Las comparaciones, literalmente, son odiosas y la mayoría de veces, totalmente injustificadas»

Además suelen ser el caldo de cultivo de nuestros pensamientos negativos y rumiaciones, lo que alimentan la sensación de frustración y desencanto.

«Si quieres que mejore tu relación sexual, plantéate qué aspectos debes cambiar en tu vida que NO estén directamente relacionados con el sexo»

Recomendaciones:

  • Reajusta tus expectativas.
  • Acepta de los cambios y aprende a afrontar las nuevas etapas.
  • Reduce los niveles de estrés en tu vida.
  • Evita hacer comparaciones.
  • Restructura pensamientos desadaptativos.
  • No alimentes los pensamientos intrusivos.
  • Respeta los tiempos (de los dos).
  • Fomenta la comunicación, aumenta la confianza en la relación.
  • No te centres en ti, disfruta de tu pareja.
  • Mima el entorno, cuida la relación.
  • Abandona marcadores cuantitativos y remplázalos por otros más amables.
  • Improvisa, sal de la rutina, cuídala, haz que resulte cómoda y agradable.
  • Abraza e introduce elementos de novedad.

«Recuerda: el sexo, es un indicador de bienestar y salud en la relación de pareja, pero no el único.»

Sígueme en las redes
Andrés Herráiz

Andrés Herráiz

¡Hola! Mi nombre es Andrés Herraiz, estudié psicología en Valencia y posteriormente seguí ampliando mi formación en la universidad Santiago de Compostela, con la que he colaborado en eventos de difusión científica.

Actualmente, trabajo en mi propio centro Andrés Herraiz – Psicología Valencia, dónde me ocupo personalmente de ofrecer un servicio cercano y de calidad, destinado por y para las personas.

Periódicamente suelo publicar artículos relacionados con temas de salud mental y bienestar emocional en mi blog, si te interesa el contenido, y quieres pasarte por aquí, serás bienvenido/a.

Si quieres conocer un poquito más sobre mí, puedes visitar el apartado sobre mí de la web.

¿Puedo ayudarte?

Andrés Herraiz. Psicólogo

Si necesitas un psicólogo de confianza, y aún no has dado el paso, en mi centro, Andrés Herraiz – Psicología Valencia, te atenderé personalmente. Estoy ubicado a 2 minutos del de la parada de metro de Benimaclet y a escasos metros del club de tenis y los Jardines de Viveros.

Ofrezco tratamiento psicológico de adultos y adolescentes, problemas de pareja, derivados del trabajo y asesoramiento a familias. Tras la evaluación, te ofreceré un punto de vista profesional, así como un plan de tratamiento individualizado.

¿Tienes alguna duda acerca de la terapia? no dudes en ponerte en contacto y estaré encantado en resolver a tus preguntas y poder ayudarte.

Contacta conmigo

    Contacta:

    Nombre y apellidos:
    e-mail:
    Modalidad:
    Preferencia día:
    Disponibilidad:
    Motivo Consulta:

    He leído y acepto la política de privacidad

    El sitio web www.andresherraiz.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web.
    No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal.
    Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
    Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies