Blog > Psicologia Sanitaria

¿Por qué
no soy feliz?

¿Por qué no soy feliz?

«¿Por qué no soy feliz?» esta es una pregunta recurrente que todos nos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas.

Los ritmos de vida cada vez son más demandantes y esto implica que necesariamente, además de invertir muchos recursos, cada día seamos más exigentes y tengamos que esforzarnos más para cubrir nuestras necesidades.

Al mismo tiempo, cada vez existe una mayor conciencia social sobre nuestras necesidades emocionales y afectivas.

A este respecto, existe toda una industria millonaria que se construye en base a la felicidad. Libros de autoayuda, frases, vídeos, charlas TED…

No es de extrañar, que algunas personas, conviertan esta búsqueda de la felicidad en una forma de vida.

Socialmente, se impone la creencia que debemos ser felices a cualquier precio y bajo cualquier circunstancia.

Aún no esta socialmente aceptado expresar, sentir o manifestar ciertas emociones.

«Siempre happy, siempre smile.»😊

De fondo, subyace la idea que nunca somos lo bastante felices, o al menos, no lo que deberíamos.

Pero, ¿qué es la felicidad?

Parece que la neurociencia tiene una respuesta para esto, implicando, al menos a cuatro neurotransmisores, como son: la endorfina, dopamina, serotonina y oxitocina.

A lo largo de nuestra existencia mucho se ha hablado sobre la «felicidad«, pero no existe un consenso claro, ni una definición universal para el concepto de la «felicidad«. Podríamos establecer cierto acuerdo en que consiste en un «estado deseable», que implica una sensación de bienestar, plenitud o ausencia de preocupación.

Sería como un nivel excelso de bienestar o una forma plena de autorrealización y desarrollo personal, quizás.

Pero la felicidad, no deja de ser un constructo subjetivo, personal e intransferible. Es decir, cada persona la entiende como quiere…

Cuesta hablar de «felicidad» sin convertirla en una necesidad, a menudo impuesta y normalmente condicionada a otras necesidades materiales o exigencias sociales.

Pero, si aceptamos estas demandas, podemos caer en el «síndrome de la felicidad postergada», ya seré feliz cuándo: acabe los estudios, trabaje, tenga pareja, hijos, me jubile…

«Anhelamos conseguir un estado de «felicidad», que nunca parece llegar.«

La felicidad idealizada e impositiva

A veces, tenemos un concepto de felicidad bastante irrealista, por lo que resulta difícil conseguir (por no decir imposible), esto genera un estado de malestar e indefensión casi permanente.

Se nos ha vendido que la felicidad depende de nosotros mismos y de nada más. Que es una actitud ante la vida, una decisión, un «si quieres, puedes«, con independencia de la situación real.

Pero, además de que esta idea es falsa y absurda, puede llegar a ser incluso peligrosa, ya que este discurso tiene las patas muy cortas…

«La búsqueda de la felicidad, no se debe convertir en una lucha contra los elementos, ni contra nosotros mismos.»
por  qué no soy feliz

La felicidad tirana

Estás pasando por una pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental, pero una vocecilla, resuena dentro de ti diciéndote: «así no puedes estar», «siempre estas igual», «tienes que ser feliz»….

Veamos otro ejemplo; el trabajo apenas da para pagar las facturas y las condiciones parecen de la época feudal, pero alguien de pronto te dice: «tienes que estar feliz«, «tienes que estar agradecido¨…

«Permítete que la felicidad sea un estado deseable y no una imposición tirana.»

¿Somos realmente felices?, ¿en base a qué criterios debemos responder a esta cuestión?

«No existe una fórmula secreta, ni una receta mágica para hallar la felicidad»

La respuesta, dependerá de nuestras creencias sobre la felicidad y la forma de entenderla.

Pero, sin duda, nuestras expectativas entorno a la felicidad, ocuparán un papel determinante, cuando más elevadas sean, más alejados nos sentiremos de esta.

Si nuestro ideal de «felicidad» consiste en disfrutar de un paseo, quizás resulte más accesible que si la condicionamos a que nos toque la lotería o cumplir con este sinfín de exigencias sociales encaminadas a conseguir el «éxito».

Es decir, a medida que relacionemos este concepto con unas metas realistas, cotidianas y que dependan de nosotros, estaremos caminando por la senda de la felicidad.

¿Cuáles son las consecuencias de la búsqueda de la felicidad?

Esta búsqueda incesante no esta exenta de riesgos, a menudo, tenemos que sufrir momentos difíciles como: una ruptura, problemas de salud, en el trabajo…

Si mantenemos la creencia de que pese a todo y con independencia de las circunstancias, debemos ser felices, podemos llegar a ser muy infelices.

Todos tenemos derecho a experimentar todas las emociones, –incluido las menos agradables no necesariamente tenemos que reprimirlas, ni luchar contra ellas.

Como personas y seres humanos, tenemos derecho a sufrir y humanizar el dolor, esto es un deber pendiente.

Es natural y necesario experimentar estas emociones, aunque, no es deseable vivir instalado en las mismas.

En contra de bloquear estas emociones «negativas», debemos comprenderlas, procesarlas y aceptarlas, ya que cumplen con una función necesaria.

Si no procesamos estas emociones de modo natural, pueden causar ansiedad, estrés, problemas de autoestima…

Pero, ¿Cuáles son las claves de la felicidad?

«Tratamos y pensamos en ser felices, pero ¿nos permitimos serlo?«

Lo deseable, es que la felicidad no se convierta en una meta ni en un fin, sino en parte del camino.

«Vivir en una lucha permanente por alcanzar la felicidad, no parece una postura del todo razonable.«

Algunas claves que pueden contribuir a un mejor estado de ánimo son:

  • Reajuste de expectativas
  • Objetivos a corto plazo
  • Flexibilidad
  • Dosificar la información
  • Discurso compasivo
  • Gestión de la culpa
  • Relaciones saludables
  • Cuidado personal
  • Tomar contacto con todas las emociones -inclusive las «negativas»
  • Actividades que den placer en la rutina
  • No depender de la imagen que damos a los demás
  • Permiso para parar
  • ACEPTACIÓN
En la medida que seamos menos exigentes, más flexibles, menos perfeccionistas y sobre todo, más permisivos y amables con nosotros mismos, en esencia, podremos ser más felices.

¿Cómo me puedo beneficiar de ayuda profesional?

En último lugar, el concepto de la «felicidad», depende de cómo uno lo entienda.

A través de la ayuda adecuada, podemos conseguir pequeños cambios que redunden en grandes beneficios.

Clarificar expectativas, reformular objetivos, e incluso examinar las causas o pensamientos que están produciendo esa insatisfacción o malestar personal.

Aprendiendo a aceptar y gestionar nuestras emociones, conseguiremos una autoestima más ajustada.

Lo que nos ayudará a tener una mejor relación con nosotros mismos y con nuestro entorno.

Sígueme en las redes
Andrés Herráiz

Andrés Herráiz

¡Hola! Mi nombre es Andrés Herraiz, estudié psicología en Valencia y posteriormente seguí ampliando mi formación en la universidad Santiago de Compostela, con la que he colaborado en eventos de difusión científica.

Actualmente, trabajo en mi propio centro Andrés Herraiz – Psicología Valencia, dónde me ocupo personalmente de ofrecer un servicio cercano y de calidad, destinado por y para las personas.

Periódicamente suelo publicar artículos relacionados con temas de salud mental y bienestar emocional en mi blog, si te interesa el contenido, y quieres pasarte por aquí, serás bienvenido/a.

Si quieres conocer un poquito más sobre mí, puedes visitar el apartado sobre mí de la web.

¿Puedo ayudarte?

Andrés Herraiz. Psicólogo

Si necesitas un psicólogo de confianza, y aún no has dado el paso, en mi centro, Andrés Herraiz – Psicología Valencia, te atenderé personalmente. Estoy ubicado a 2 minutos del de la parada de metro de Benimaclet y a escasos metros del club de tenis y los Jardines de Viveros.

Ofrezco tratamiento psicológico de adultos y adolescentes, problemas de pareja, derivados del trabajo y asesoramiento a familias. Tras la evaluación, te ofreceré un punto de vista profesional, así como un plan de tratamiento individualizado.

¿Tienes alguna duda acerca de la terapia? no dudes en ponerte en contacto y estaré encantado en resolver a tus preguntas y poder ayudarte.

Contacta conmigo

    Contacta:

    Nombre y apellidos:
    e-mail:
    Modalidad:
    Preferencia día:
    Disponibilidad:
    Motivo Consulta:

    He leído y acepto la política de privacidad

    El sitio web www.andresherraiz.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web.
    No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal.
    Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
    Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies